sábado, 5 de marzo de 2016

Lo que se interpone en el camino es el camino

Hoy leí un comentario en Facebook que decía: “Cuando los caminos se nos llenan de obstáculos, seguramente es porque hay obstáculos en nuestro interior: miedos, preocupaciones, resistencias. Yo los llamo debilitadores de energía. Son muy tóxicos y nos invaden cuerpo y mente”.

Pienso que estas aseveraciones pueden ser útiles para algunas personas, puesto que nos recuerdan que para transformar los obstáculos es necesario realizar un trabajo interior; pero en realidad, no concuerdo con esta perspectiva (que actualmente está difundida entre muchas personas que transitan caminos espirituales). De todas maneras, agradezco a quien la posteó, porque me estimuló a escribir esta nota y, quiero reiterar que puede ser un mensaje beneficioso, si no lo tomamos al pie de la letra.

Antes de proponer otra perspectiva, me gustaría decir cuáles son mis discrepancias con las afirmaciones de Facebook antes mencionadas.

La primera afirmación dice: “Cuando los caminos se nos llenan de obstáculos, seguramente es porque hay obstáculos en nuestro interior: miedos, preocupaciones, resistencias”. Lo primero que me surge al respecto es una pregunta: ¿existe la posibilidad de que en nuestro interior no aparezcan en ningún momento miedos, preocupaciones o resistencias? A mí me parece que no. 

Podemos sanar los miedos, cuando aparecen, desarrollar habilidades para enfrentarlos o bien modificar (dentro de lo posible) las situaciones que los generan; también podemos cambiar nuestra actitud en relación con esas situaciones, pero no podemos evitar que los miedos surjan en algún momento

El miedo es una emoción primaria, es una reacción involuntaria frente a situaciones que son peligrosas o que percibimos como peligrosas. Sentimos miedo cuando estamos inseguros, o cuando no estamos en condiciones de afrontar algo que tenemos por delante o imaginamos que ocurrirá. Desde mi punto de vista, no hay forma de evitar que surja el miedo, puesto que −como he dicho− es una reacción automática. Lo que si podemos hacer es mitigarlo o desactivarlo una vez que se presenta, y desarrollar nuestra confianza y seguridad. 

Respecto de las preocupaciones, ocurre algo semejante. En este caso, es la mente la que se encarga de dar una alerta. Nos dice que tenemos algo por resolver, que algo está pendiente y que necesitamos prestarle atención. Cuando lo pendiente nos resulta complicado, no podemos o no queremos resolverlo, se convierte en preocupación. 

La preocupación es, también, una reacción automática que nos advierte –como hemos dicho− que hay algo de lo que nos tenemos que ocupar. Para dejar de preocuparnos, necesitamos resolver la cuestión o bien cambiar nuestro foco de atención. Lo que no podemos hacer es evitar que en algún momento se dispare la preocupación, puesto que –reiteramos− es una reacción involuntaria de nuestro sistema.

Pasemos ahora al tema de las resistencias. Hay diversos tipos de resistencia. En la naturaleza, por ejemplo, hay dos fuerzas: una de cambio y otra de resistencia al cambio. Si no hubiera una fuerza de resistencia, todo estaría en perpetuo cambio, y eso llevaría al caos o a la destrucción. De manera que esta resistencia natural es la fuerza que contribuye a mantener la estabilidad, a conservar y a ahorrar la energía. Ambas fuerzas son necesarias para la vida. Sin cambio no hay crecimiento y con demasiado cambio hay desorden o inestabilidad. 

Por lo tanto, si tomamos como cierto lo dicho en relación a los miedos, a las preocupaciones y a las resistencias, tendríamos que aceptar que en la vida siempre se presentará algún tipo de obstáculo proveniente de nuestro interior, puesto que siempre surgirá, de forma automática e involuntaria, algún miedo, alguna preocupación o alguna resistencia (el trabajo interno consiste en gran medida en desactivar o cambiar nuestras reacciones automáticas). 

Pasemos a la segunda aseveración: “Yo los llamo debilitadores de energía. Son muy tóxicos y nos invaden cuerpo y mente”.

Coincido con esta afirmación, puesto que efectivamente estos estados debilitan nuestra energía y producen toxicidad. Sin embargo, me pregunto una vez más: ¿es posible evitar las oscilaciones de energía?, ¿alguien puede mantenerse constantemente en un nivel alto de energía?, ¿sería funcional no tener fluctuaciones de energía?, ¿el debilitamiento de la energía puede cumplir alguna función, como por ejemplo, forzarnos a una pausa, a la reflexión, a buscar alternativas, a revisar creencias o tomar nuevas decisiones?, ¿es posible evitar que se generen tóxicos (sustancias que sea necesario desechar)?, ¿hay algún organismo vivo que no los produzca? 

Los supuestos implícitos en dicha aseveración, me parece, son que se puede mantener una energía constante y que se puede evitar la producción de tóxicos.

Según mi lectura, hay otro supuesto que está implícito: que la causa de todos los obstáculos está sólo en nuestro interior y que, al modificar nuestro interior, podemos lograr que no existan más impedimentos. Es cierto que podemos trabajar con nosotros mismos para modificar lo que nos es adverso. En realidad, sólo podemos trabajar con nosotros mismos para modificarlos, pero aun haciendo nuestra parte del trabajo, no podemos evitar que algo se interponga en nuestro curso. No sólo no podemos controlar nuestras reacciones automáticas, sino que tampoco podemos controlar las reacciones de los demás ni las circunstancias externas.

No conozco a nadie que esté o que haya estado libre de obstáculos. Basta con escuchar la historia de cualquier persona que se nos cruce en la vida, o leer la biografía de los santos o de los iluminados para saber que todos tenemos siempre muchas dificultades con las que lidiar.

Pasemos ahora a mi perspectiva sobre este tema. En realidad pienso que, aun cuando nos gustaría que fuera de otra manera, los obstáculos son parte ineludible de la vida. Son condiciones o estados que se presentan tanto en el caminante como en el camino. Algunos de ellos parecen provenir desde adentro, mientras que otros parecen venir desde afuera, pero sea como sea (hay diferentes teorías o perspectivas sobre la cuestión de cuánto es interno y cuánto es externo) desde lo observable y constatable, todos los seres tenemos dificultades. 

Debido, entonces, a que son inevitables, es mejor asumirlas como parte de nuestra experiencia, en lugar de alimentar falsas expectativas, ya que no podemos evitar que algunas cosas se interponen con nuestros deseos, propósitos o preferencias. De nuestro trabajo interior depende, por supuesto, que estemos mejor preparados para transitarlas, alivianarlas y aprender de ellas; pero no creo que podamos eliminarlas por completo. 

A veces, incluso (como ocurre con el montañismo), cuanto más subimos la cuesta, mayor es la dificultad, o las condiciones del terreno se vuelven cada vez más arduas. 

Pienso que gran parte de nuestro trabajo interior es estimulado precisamente por los inconvenientes y las dificultades. Los obstáculos nos fuerzan a salir de nuestra zona de confort, de nuestras costumbres y hábitos y, en ese sentido, a expandirnos más allá de nuestras limitaciones.

Aun cuando ciertamente puedan perturbarnos, nos dan la oportunidad de hacer algo equivalente a lo que hacen las ostras cuando ciertas sustancias irritan su tejido: secretan nácar, con el que recubren lo que las irrita, y al hacerlo crece la perla. 

Transformar los obstáculos nos lleva a transformarnos. Como dice un aforismo que escuché decir a un sanador norteamericano: “Las dificultades de la vida nos vuelven amargos o mejores” (“Difficulties can make as bitter or better”). 

Hay pocas satisfacciones más grandes como las que sentimos cuando crecemos, mejoramos o superamos las adversidades. 

Por último, quiero decir algo que es casi una obviedad: cuando algo se interpone, no tenemos más remedio que hacer algo al respecto. Si lo hacemos con el ánimo de aprender de la experiencia, podemos otorgarle un sentido que nos ayude a ubicarla en una perspectiva adecuada para nuestra transformación. Por eso hago mías las palabras de Marco Aurelio, emperador y filósofo romano: “El impedimento a la acción avanza la acción. Lo que se interpone en el camino se convierte en el camino”. 
Lic. Eugenia Lerner

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada